Un tatuaje del Dépor en las calles de Castro Urdiales

No hay fronteras en la pasión por el fútbol y, en ocasiones, tampoco motivos puramente racionales para explicar por qué, a miles de kilómetros de distancia, se gesta una peña en el estado de California para apoyar al Eibar. Todo remite a la emotividad, a la necesidad de identificarse como persona con un club distinto. Otras veces, a la convicción de ir a contracorriente incluso dentro de una familia. Y en el caso del Dépor, entre múltiples historias aún por leer, faltaba la de Constantino Rodríguez.

Si algún día se pasan por Castro Urdiales y buscan, a contrarreloj, dónde ver el partido del Deportivo, vayan al Bar Muro’s. Eran las 20:30 del pasado miércoles, coincidiendo con un Athletic – Atlético que comenzaba a las 20:00 y un Real Madrid – Betis a las 22:00. Toda una encrucijada, porque como me comentaron Rosa y Nico más tarde, «en Castro, el 80% de la gente es aficionada al Athletic, y el otro 20% se reparten a Barcelona y Real Madrid». Difícil llegar en un momento peor. Difícil disfrutarlo tanto como después.

Antes, en la calle que corre paralela a la Plaza del Ayuntamiento, me había sorprendido al ver a lo lejos una camiseta del Dépor de la temporada 06/07. La segunda equipación del segundo año de Caparrós. Pensé que, como yo, sería alguien más en la ruta que había hecho una parada para sufrir. Pero al instante de preguntarle dónde cabía la posibilidad de ver el partido ante el Alavés, Constantino ya se había levantado de la mesa para mostrarme un tatuaje del escudo del Deportivo en su brazo izquierdo. «Ve al Muro’s. Está en la calle de atrás. ¡Y diles que vas de mi parte!».

Lo supe más tarde, pero Constantino es el hermano de Rosa, que gestiona uno de los locales más carismáticos de la localidad junto a Nicolás, que quiere tanto al Racing de Santander como al fútbol de Quique Setién. Pero la cuestión era, ¿por qué en una localidad sin aparente conexión con A Coruña habría un cariño así por la escuadra gallega? «Nuestra madre es de Casalarreina, un municipio de La Rioja. Y nuestro padre de Luintra, un pueblo de Nogueira de Ramuín a 20 kilómetros de Ourense». La respuesta, como en tantas otras veces, fue la emigración.

«Se vino a los seis meses aquí con los abuelos, que eran de Mámoas de Moura. Y tenemos familia en Vigo, también de Luintra. Yo me hice del Dépor para fastidiarles un poco, porque son del Real Madrid y son gallegos, que es lo que más rabia me da. “¿Que tú eres del Madrid y tú del Celta? Pues yo del Dépor”. En parte lo hice para revolver, porque desde pequeño apoyé también al Athletic, pero soy del Deportivo desde hace 30 años», cuenta Constantino. En esa dualidad de simpatía por sus orígenes y por el equipo que, por cercanía, aprecia, no es el único en la localidad cántabra.

«Aquí, en Castro, que conozca yo, somos 10 o 12. La mayoría son descendientes de gallegos. Como pasa a veces en Bizkaia. ¿Y sabes qué recuerdo? El penalti de Djukic que nos jodió la Liga y que aún encima después se fue al Valencia», remarca entre risas. De un histórico mal recuerdo a un buen miércoles, porque en la pared del Muro’s parecía escrito que el Dépor ganaría al Alavés. Ahí, entre fotografías del Athletic, plantillas del conjunto de Castro, y a modo de recordatorio para el visitante a su salida, destaca la frase ‘Momentos felices’. De esos que conviene saborear cuando a tu equipo no le sobran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s